Tuesday, September 27, 2016

Me comen las novedades

 Pasan los días y con el comienzo del curso y demás novedades no consigo sacar un rato, pero voy a ello en plan telegrama aunque sea.

Un evento en la vida de los duendes muy importante fue conocer a su primo segundo Héctor y a sus medio primos/tíos o ya no sé qué parentesco es exactamente, pero son familia. Pasamos una tarde en noche en casa de mi tía Paloma muy divertida y allí los duendes se divirtieron mucho, comieron una barbacoa riquísima y ya piensan en cuando volveremos. 
 



Luego vino nuestro tradicional finde rural con los amigos del cole. Este año hubo muchas bajas, pero aún así nos juntamos 27 entre adultos y niños. Bueno, 28 si contamos al ratón Pérez que se tuvo que desplazar hasta allí a recoger el segundo diente de Irati que ella solita se arrancó (ella es así, se le pone que se lo quita y se lo quita). El finde fue muy divertido para grandes y pequeños, costó recuperarse porque los años no perdonan el trasnochar y levantarse bien temprano, pero siempre compensa.

Y dejo para el final lo más importante, desde la semana pasada estoy trabajando. ¡¡Yujjuuu!! Estoy feliz, ilusionada, aprendiendo todo muy atenta y con muchas ganas, necesitaba volver a trabajar YA. Ahora sólo me cuesta pensar todos los días en qué ponerme, que es lo único que no me gusta de volver al trabajo ;)

Sunday, September 11, 2016

Mi duende crece


Hemos vivido dos grandes momentos en la vida de Irati: la caída de su primer diente y su paso a primaria.
Al ratón Iri le lleva esperando desde antes de Navidad cuando, según ella, se le empezó a mover un diente. Y por eso le preparó un christmas. Y cuando por fin se le cayó después de estar tooodo el verano casi a punto, fue corriendo a su cajón para buscar el christmas que tenía guardado desde entonces. Además le preparó un trocito de queso, dejó el diente en una cajita y un bolígrafo por si el ratón podía firmarle un autógrafo (multicolor para que él escogiera su preferido). Un completo amor. Ella, como no podía ser de otra manera, casi se arrancó el diente sola excepto el último tirón que me tocó a mí (con el yuyu que me da el tema dientes). 
Y el segundo gran, grandísimo paso es que Iri empezó primaria. Iba radiante con su mochila de Los Descendientes, su uniforme de mayor que le permite llevar falda y zapatos y tantos nervios...Porque ella es tan diferente del hermano. Necesita sentirse segura y los cambios le dan miedo y las cosas nuevas no le suelen gustar y le cuestan. Pero salió del cole feliz, se había dado cuenta de que era un paso más per un paso sencillo. 
Y ahí andamos, adaptándonos.