Wednesday, February 25, 2015

El barrio




El proyecto de este trimestre "el barrio" me tenía un poco perdida. Al principio no entendía muy bien qué le podía aportar a Iri y tampoco tenía muy claro qué podíamos aportar nosotros al cole.
Al final se me ocurrió hacer una Oca con todas las cosas que puedes encontrar si das una vuelta por el barrio (desde una caca de perro que te hace volver al principio hasta parques, pajaros, biblioteca...)y ha sido un éxito. Me dice la profe que tienen hasta turnos :)
Luego, esto ya obligatorio, nos repartieron distintas cosas para hacer y así convertir el colegio en un barrio. Nos tocó el semáforo y, sobre todo Fer, le echó imaginación para que nos quedara bien chulo, e Iri lo pintó enterito.
Y luego está la parte del cole. Desde que han empezado con el proyecto me he dado cuenta de lo poco que sabía Irati sobre los pequeños comercios. Pero ahora se pasa el día: "¿Mamá, no necesitarás una aguja y así bajamos a la mercería?¿No tendrás que poner un tornillo y así bajamos a la ferretería?" y el más gracioso "Mamá, ¿sabes que no tenemos que lavar ni planchar aquí que podemos llevarlo todo a la tintorería?" juas, juas...
Pero a ella lo que más ilusión le ha hecho es recibir una carta de una compañera. Se fueron todos de paseito hasta correos, con su carta ya preparada y allí pegaron los sellos. Y cuando la vio allí, en el buzón, estaba loca de contenta...
Y en eso andamos, mirando muy atentos todo lo que nos rodea. Incluso Óli está aprendiendo con el proyecto muchas cosas que no sabía.

Thursday, February 19, 2015

Carnavaleando


Este año la lluvia nos respetó y pudimos ir a ver el Desfile de Carnaval del centro, algo que siempre me ha gustado, no ya por quién desfila (que los recortes van haciendo estragos) sino por el ambiente que se vive en la calle y los disfraces que se curra la gente, siempre dispuesta a hacerse una foto, a provocar una sonrisa...
Y luego también se celebró en el colegio aunque sólo infantil, snif, snif...Y como el proyecto de este trimestre es el barrio, tenía que ir vestida de alguna profesión e Iri lo tenía claro: de médico. Porque, aunque aquí no lo he comentado, Irati tiene un amor desde muy chiquitilla a los médicos y la sangre...¡roza incluso lo gore! Es la encargada de su clase de acompañar a todo el que se pone malo a la enfermería, y así se conoce los remedios para todo: que te duele la barriga=manzanilla, que te sangra la nariz=tapón de papel y brazo arriba, que "gomitas"(vomitas)=se llama a la de la limpieza...
El caso es que decidió ir de médico y yo recuperé la bata verde que le hice a Óli cuando todos fuimos de médicos, ¡toma ya que no me toca coser ni comprar este año! Y luego dos días antes de ir al cole vestida me dijo: que no voy de médico, que voy de veterinaria...pero que voy igual que de médico pero me llevo a mi perro Javi herido y me pongo gafas. No sabemos porqué ahora tenía que llevar gafas, pero el caso es que primero se probó todo en casa con sus gafitas de Harry Potter, pero decidió que no, que mejor otras que tiene de flores y pelo recogido: porque le hacen cara más de lista. Y así fue mi pequeño duende, con su cara de listilla feliz y contenta...y nosotros de verle.

Sunday, February 15, 2015

Día en la nieve con papá



Aprovechando el día sin cole de la semana pasada, los duendes y Fer subieron a la montaña para disfrutar de la nieve antes de que desaparezca.
Y se tiraron bolas, hicieron un muñeco, se deslizaron el trineo y construyeron puentes de hielo. Todo lo necesario para regresar agotados y felices.

Monday, February 09, 2015

Salamanca 2015 - Madres charlando sin pausa



El destino de este año para pasar 48 horas SOLAS fue Salamanca. La ola de frío y nieve no nos hizo cancelar, eso sí, cambiamos el coche por el tren y allá nos fuimos, a disfrutarlo.
Y lo hicimos. Que si hace frío es lo de menos, se trata de hablar sin tener el rabillo del ojo pendiente del duende, de reír sin tener que explicar al pequeño mago del por qué y de ir a comer a sitios dónde no hay macarrones con tomate.
Redescubrir Salamanca después de 20 años sin ir fue bonito, y la noche salmantina nos trajo muchísimas risas.
Y volver a casa y ser abrazada como si te hubieras ido un mes también fue muy bonito.
Ya estoy pensando en la del año que viene.