Monday, April 23, 2012

Volvemos al Parque de Atracciones



 Las nubes se fueron y decidimos aprovechar para pasar el día en el Parque de Atracciones con los amigos. Óliver ya había llegado a la altura que le permitía subir en las montañas de agua y disfrutó un montón (las madres acompañantes no tanto porque, si bien llevábamos ropa de cambio para los niños, no para nosotras, y esas montañas no es que salpiquen, es que sales como si te hubieras tirado a una piscina. Resultado: empapadas hasta bien entrada la tarde). Los peques se lo pasaron genial, no había casi nadie y se montaron en todo (y repitieron incluso varias veces), un día muy cansado pero muy bonito.
Irati mientras, disfrutó de una cobertura especial "abuelense" y pasó el día investigando la casa de los abuelos, los parques cercanos...y también volvió muy contenta y muy cansada. Me dio penita no llevarle, pero este año sin poder montarse en nada y sin querer estar ni 5 minutos montada en el carro iba a ser complicado. En la visita del año que viene ya será otra cosa.

Tuesday, April 17, 2012

¿Dónde está el ratón?

Óliver ya se ha cansado: de sus amigos sólo quedan dos con todos los dientes en su sitio. Él mira a los demás y, al que menos, le falta uno y hay varios con 4 ó 5 huecos...El otro día estaba en el sofá venga a tirar: "Óliver no tires de ellos"..."Es que creo que se me mueve uno"...y yo probé y nada, ni un poquito, pero le dije que sí y él tan feliz. Se lo dice a todo el mundo: "Mira, se me mueve un poquito un diente". Y por más que le diga que a él le salieron casi al año y que cada niño es un mundo, tiene una impaciencia con esto del ratón que cuando se le caiga le va a dar algo.
¿Y a mí que me da mucha pena que se le caigan los dientes? Es otra señal de que mi mago se hace grande.

Monday, April 09, 2012

Santa Semana

Este año el tiempo nos dejó en Madrid toda la semana. Intentamos que los días de lluvia, granizo y frío pasaran lo más entretenidos posible. Por las mañanas mucho Art Attack (como dice Óliver por el programa de televisión), o sea, pastilina, recortar, pegar y pintar (en el caso de Irati todo lo que pilla, al menos le compramos rotus de bebés que si los chupa no pasa nada de nada). Y por las tardes un cine, una pisci cubierta y cosas así, que por lo menos aquí hay muchas opciones en caso de mal tiempo.
Hasta que el sábado por la tarde salió tímidamente el sol y fuimos al Retiro para encontrarnos con amigos japoneses que hacía ya 4 años que no veíamos. El Retiro estaba precioso y solitario y los niños jugaron un montón sin entenderse en el idioma hablado.
Ahora miramos al puente de mayo, a ver si para entonces, el tiempo nos permite airearnos unos días.