Monday, November 28, 2011

Regalos mágicos

Y, como no podía ser de otra manera, Óliver me regaló un dibujo y un regalo mágico.
El dibujo os lo enseño: Óliver patinando en una pista de mayores y Fer, Irati (en el carrito) y yo, viendo lo bien que lo hace. Lleva una camiseta de calavera y además, está patinando aunque llueva (eso es porque los últimos días cuando quería bajar a patinar le decía: no puede ser que llueve). Por eso cuando me lo dio me dijo: "Ves mamá, sí puedo patinar aunque llueva". Lo he puesto en mi trabajo, junto al ordenador.
Y luego me dio una caja (dónde antes guardaba unos coches) mágica. Es una caja en la que tengo que ir guardando las pestañas que se me caigan. Pido un deseo y las guardo allí y así me lo conceden mejor que soplándolas.
Y ahora cada poco tiempo Óli me dice: "¿cómo va la caja de pestañas?¿Tienes ya alguna?"

Tuesday, November 22, 2011

Hace 35 años...

yo era así, botija como Irati, de la mano de mi abuela, andando despacito.
Hoy que pongo un pie en los 36 hay muchas cosas que tengo asumidas 100%.
Con la llegada de Óliver el tiempo libre para hacer lo que quiera, independientemente de la hora del día, desapareció...pero no lo echo de menos (practicamente nunca). Se esfumó mi escalada laboral porque quise pasar las tardes con ellos. El hacer planes con menos de 2 semanas de antelación. El no mirar el reloj cuando salgo a tomar algo, pensando que a las 8, abrirán los ojos mis duendes. El disfrutar de Fer a solas, en horario anterior a las 10 de la noche. El tener conversaciones completas y sin interrupciones cuando los peques están cerca.
Y también tengo 100% asumido, que con mis hijos llegaron los años más felices de mi vida, que me emociono con cada pequeño progreso que hacen (ya sea escribir palabras completas o aprender a dar pequeños pasos), que sus abrazos pueden curar heridas de todo tipo, que aprendo con ellos cosas nuevas...y que, sin dejar de ser la Cristina pre-niños, ahora me siento más completa.

Tuesday, November 15, 2011

¿Cómo es Irati?

Irati cumple 13 meses y ya sabemos un poquito más de su personalidad.
Físicamente sigue siendo un mini-Óliver, eso de momento no cambia. Pero hasta ahí llega su parecido.
Ella es mucho más desconfiada con la gente a la que no conoce mucho, necesita coger confianza para estar agusto. No sabemos por qué hay personas que de primeras ya no le gustan y se pone a llorar y busca los brazos rápidamente.
Odia que la cambien el pañal o de ropa porque no soporta estar ni medio tumbada si está despierta. Hasta el biberón es sentada o no come nada.
Le encanta dormir. Le acostamos sobre las ocho y media y hasta las ocho del día siguiente desaparece.
No para un segundo. Siempre tiene que estar investigando, haciendo trastadas, intentando comerse algo...Y en el carro si estás andando vale, pero si te paras se pone rápido a gritar para salir de allí.
Ya sabe 4 palabras: mamá, papá, hola y bieeen. Y las partes del cuerpo: nariz, cabeza, ojos, ombligo y pies.
Lo que más le gusta es jugar con su hermano a que le persiga, a esconderse y que le pille, a mecer a sus muñecos para que se duerman y a guardar cosas en cualquier parte.
Es una muñeca con muuuucho carácter que no deja que le quiten un juguete sin luchar, ni que le limpies la cara sin luchar tampoco.
Irati, cada día que pasa sabes algo nuevo y nos sorprende ver lo resuelta que eres con lo chiquitina que te vemos.
Eres nuestro pequeño duende y nos haces felices cada día.

Thursday, November 10, 2011

Cuando los malos mueren, también se llora

Ayer terminábamos de ver la primera (o la cuarta, según se mire) de Star Wars. Óliver sin pestañear siguiendo la acción cuando, Darth Maul (el malo de ésta) mata a Qui-Gon Jinn. Me miró ya medio llorando: "¿se va a curar?" y, sin dejarme responder, debe ser que mi cara le dijo todo, empezó a llorar: "¡¡no se va a curaaaaar!!".
En fin, tuve que dar a la pausa y explicarle que es un Jedi, que ellos viven para proteger a la gente y que, además, luego va a vivir como en espíritu y seguirá dando fuerza a los suyos..."Yo quería que siguiera con su vida normal" me decía aún hipando.
Pero finalmente lo superó y play. Pero al rato el que muere es Darth Maul, yo ya estaba a lo mío y no me esperada otro llanto gritando de Óliver. "¿Pero ahora que pasa?", "Ha muerto Darth Maul" me decía llorando. "Pero, era el malo." decía yo, "¿Y qué? Era muy buen malo y me gustaba verle y ya no le voy a ver más luchando..."
Nunca estaré preparada para la manera de ver las cosas de Óliver...y que no cambie en muucho tiempo.

Monday, November 07, 2011

¿Nos tiramos juntos?

Y así veo cómo, poquito a poquito, mis duendes empiezan a hacer cosas juntos.