Friday, December 28, 2007

Despedida del año

Despedimos el año con una foto de Óliver junto al potato que le trajo Papá Nöel. Creo que aún es un poco pequeño para el juguete, o eso o tengo un futuro Picasso en casa por el lugar donde coloca los ojos, los brazos, las narices(básicamente, donde le da la gana).
El año 2007 ha dejado lágrimas en mi familia y momentos tristes, hay que cerrar los ojos, pensar en lo bueno, mirar al 2008 con una sonrisa y estar así, riendo para cuando lleguen las 12 campanadas.
Feliz Año a todos, nos vemos el siguiente.

けましておめでとうございます

Wednesday, December 26, 2007

La fiesta de los peques



El viernes Óliver fue disfrazado de Papá Nöel al cole, ¡¡estaba para comérselo!! Parecía que llevaba relleno en la pancita pero no, él es así. A la tía Laura y a mí se nos saltan las lágrimas cada vez que vamos a uno de estos eventos y le vemos en medio de sus compañeros, disfrazado y a su aire...¡¡qué pavas somos!!
クリスマスおめでとう Ayako

Friday, December 21, 2007

Sir Óliver Lanza

Los gorros se los quita, la bufanda es un imposible con su cuello y los verdugos antiguos que apretaban les cogí tanto asco que me niego a ponérselos. La solución: un verdugo moderno de tela de forro polar que no aprieta y a Óliver no parece molestarle. Eso sí, ¡parece un caballero medieval! Que paséis una feliz Nochebuena y Navidad, y para los que seáis de Papá Nöel muchos regalitos.

Thursday, December 13, 2007

Querido Papá Nöel

Si Óliver supiera escribir una carta a Papá Nöel pediría seguro tener una piscina dentro de casa. En realidad convierte el baño en una piscina cada día, pero ahora intenta hasta bucear en su pequeña bañerita.

Sunday, December 09, 2007

Se acerca la Navidad

¡Que viene la Navidad! ¡Que ya están aquí el turrón, las luces, los anuncios de juguetes y nosotros aún no nos hemos mentalizado! Óliver tiene que ir este año disfrazado de Papá Noël al cole, seguro que está guapísimo. Retomo esta foto del año pasado donde ya lucía el gorro con cara de susto.

Tuesday, December 04, 2007

Una recomendación


Es un libro al que hay que llegar "virgen" y no voy a ser yo quién os lo destripe.Es más, es fundamental para que os guste llegar así, sin saber ni de qué trata. Sólo quiero recomendároslo por que sé que os va a encantar, por que se lee en un par de horas y cuando lo cierras te quedas un rato con el libro en las manos y la mirada perdida...Seguro que os pasa como a mí y estáis todo el rato deseando gritarle al niño protagonista, Bruno, la realidad que tiene delante y que él no ve...Ya me contaréis, pedírselo a los Reyes.